Sobre mí

No. No soñé toda mi vida con viajar. No salí de la secundaria queriendo conocer el mundo. Tampoco me propuse nunca vivir viajando. Pero un día viajé y acá estoy.

Me llamo Nicolás, tengo alrededor de 25 años, soy de Argentina. Me dedico al desarrollo web (es decir, “hago páginas de internet“) y como hobby, a la escritura desinteresada y usualmente irresponsable.

En Colchani, junto al Salar de Uyuni, Bolivia

En Colchani, junto al Salar de Uyuni, Bolivia

Lo único que tuve realmente claro toda mi vida es que no quería cumplir horarios. No soñaba con ser millonario, con viajar, con ser independiente, con nada. Yo solamente quería trabajar un día a las 4 de la mañana y el otro a las 3 de la tarde. Este curioso deseo está relacionado principalmente con el hecho de que soy un desastre organizacional y un corsario del apocalipsis laboral.

Habiendo comenzado de bastante joven con el trabajo independiente y remoto, siempre tuve la libertad de moverme con el trabajo. Sin embargo, no la aproveché. No hasta que un día, un fin de semana, tuve un pequeño viaje. Nada muy exótico ni arriesgado – un fin de semana conociendo Humahuaca e Iruya, dos pueblitos del norte argentino, y sus alrededores. No sé por qué ni en qué momento exacto, pero durante ese efímero viaje dije: yo quiero más de esto, que no sé qué será. Y así, unos meses después y sin mucho planeamiento, cargué una mochila y con un amigo, me fui a la mierda.

Camino a San Isidro desde Iruya

Camino a San Isidro desde Iruya

Recorrí varios países de Sudamérica hasta el caribe, y tuve un fugaz paso por Centroamérica, donde después de varios meses el viaje tuvo que terminar por uno u otro motivo. Volví a casa un tiempo y luego salí rumbo a Brasil y de ahí a Europa un par de meses. Una vez más volví, y empecé a rebotar por distintos lugares, como Buenos Aires, Portugal, Italia, y ahora explorando Asia.

Pero así como en un rapidísimo párrafo listé mis andanzas, también podría escribir páginas y páginas de cada ciudad, cada hostel, cada plaza y cada persona que conocí. Y sobre todo, de cómo llegué, cómo estuve y cómo me fui. Y cómo otras personas podrían hacerlo.

Tortugueando en las Islas Galápagos

Tortugueando en las Islas Galápagos

Y esa la idea.