Cartagena de Indias para nómadas

Una joya caribeña

17 de julio, 2017
Costo 🤑Diversión 🎉Trabajo 💻Relax 😌Turismo 📷
4/54/53/54/55/5

Ay ay ay… Cada vez que pienso en Cartagena, lo primero que me nace es un largo y lindo suspiro.
La considero la ciudad más pintoresca de Sudamérica, es imposible no quedar enamorado. No sólo por sus coloridas fachadas en el casco antiguo; también están sus alrededores, sus costas, su gente. Difícil no sentirse cómodo en su ambiente relajado y alegre.

Para ser un destino altamente concurrido todo el año, no me pareció estar saturada de gente, sobre todo en la época en la que estuve, que se supone que es la temporada alta. Eso sí, había más argentinos que en Argentina. Ni me pareció tampoco una ciudad ruidosa o abrumadora, cualidades típicas de los epicentros turísticos.

Fachada típica de la Ciudad Amurallada de Cartagena Fachada típica de la Ciudad Amurallada

En esta oportunidad me alojé en un hostel en el centro de la Ciudad Amurallada, en una habitación compartida -que es extremadamente raro en mí, pero considerando que llegué sin reserva en temporada alta, tuve mucha suerte en conseguir algo en esa zona-. El precio a pesar de todo esto era bastante accesible, aunque la habitación no era excepcional, pero el lugar estaba muy bien ubicado. Caminé muchísimo, no cociné ni un sólo día, conocí gente, se sintió siempre muy seguro todo. En general, la estadía fue más que cómoda.

Eso sí: creí haber mirado al calor a los ojos. Hacían unos 150°, con una sensación térmica de 1200° a las diez de la noche. No me privó de deleitarme turísticamente: la caminata sobre las murallas que rodean el centro histórico se sentían como un placentero paseito en el infierno. Sin embargo, la repetiría mil veces.
El trabajo, por otro lado… Era un infierno en todos los sentidos, no sólo el térmico. Simplemente no encontré mi lugar: restaurantes, cafeterías, patios, habitación, no pude trabajar cómodamente y terminé resignándome y limitándome al bar del hostel.

Caminando entre las murallas de Cartagena Caminando entre las murallas

Me imaginé que en un lugar de tales condiciones climáticas, el calor estaría domado en casi cualquier instalación, pero, para mi sorpresa, el aire acondicionado era escaso y los ventiladores aunque ayudan, simplemente no se llegan a generar las condiciones adecuadas.
Si bien no tuve problemas encontrando Wi-Fi, la conexión no es la más rápida del mundo. Aunque sí fue siempre estable. Para fue es suficiente.

Parquecito decorado en Cartagena Parquecito decorado

Tips y recomendaciones

  • Si te gusta el mar y las islas paradisíacas, definitivamente deberías considerar viajar de Cartagena a Panamá en velero, parando en el Archipiélago de San Blas. Incluso hay servicios de ida y vuelta. Los precios son más que accesibles y es una aventura única!
  • Moverte entre Cartagena, San Andrés, Medellín y otras ciudades es increíblemente accesible viajando con la low cost VivaColombia.
  • Si bien el centro histórico está muy bien cuidado y adecuado al turismo, es incluso mejor la inmersión en la auténtica cultura local que ofrecen los barrios de los alrededores.

Recomendaría Cartagena como destino turístico sin dudarlo un segundo, sobre todo si el calor no es un obstáculo. Como destino nómada, tendría mis reservas.

Compartir
/

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *