Cómo ganar dinero en internet

Mitos y verdades del trabajo online

20 de agosto, 2017

Puedo decir con seguridad que la inmensa mayoría de sitios web o blogs que claman poder enseñarte a “ganar dinero en internet“, incluso “cómodamente, desde tu casa, sin ningún esfuerzo” son basura.

Bueno, basura para el lector, no para el creador de dichos sitios que probablemente está lucrando por atrás de alguna manera. Es como la versión internet del libro Padre Rico, Padre Pobre: el único que se hace rico con el libro es el autor.

Malas noticias: no se puede hacer dinero en internet sin trabajar. Va a sonar muy conservador, muy aburrido, muy estricto, pero es la realidad más pura: las cosas se consiguen con esfuerzo, trabajando, aún en el libre y desregulado* reino de internet. (*: totalmente debatible).

Ni siquiera las técnicas más oscuras y originales aplicadas por los internautas están exentas del trabajo. Que sean o no éticas o legales, es otro tema.

Cuando alguien escucha que trabajo remotamente, desde casa o viajando, inmediatamente se imagina que no hago el más mínimo esfuerzo. Que trabajo cuando me da la gana, sentado cómodo y descansado, apretando un par de teclas una o dos horas, y de ahí me voy a la playa. Ah, y que llegué aquí porque tengo muchísima suerte: simplemente nací al pie de un arcoíris.

Más allá de lo insultante que pueda ser ese estereotipo de la nueva era, demuestra un alto nivel de desinformación que suele ser la primera pared contra la que choca aquel que quiere empezar a ganar dinero en internet.

Aclarado el prejuicio, podemos acordar en que la terminología correcta es…

Trabajo remoto

Voy a dividir el arte (?) de trabajar remotamente en tres partes: requisitos, ventajas/desventajas, y posibilidades.

Requisitos para trabajar online

Como cualquier trabajo, no cualquiera puede hacerlo. Son necesarios ciertos conocimientos, habilidades y cierta predisposición. Y estos requisitos varían de trabajo en trabajo. Así como un carpintero no necesariamente es herrero, un blogger no necesariamente es programador. Ni una cabra es delfín.

Sí se pueden describir algunos requisitos comunes, que por lo general aplican a cualquier trabajo remoto:

– Saber manejar una computadora

Aunque seas fotógrafo o dibujante. Es primordial saber manejar de forma confiable esta herramienta indispensable para comunicarte y compartir información a distancia de forma inmediata. No hay excepción, no las acepto, ñañaña.

– Tener acceso a internet

Algunos trabajos requieren más conexión que otros. Si bien no es necesariamente obligatorio tener acceso constante a internet, siempre aparece la necesidad.
Ejemplos de un extremo al otro:

  • Un desarrollador web (alias “hago páginas de internet”) simplemente necesita internet para prácticamente todo, por lo que usualmente trabaja siempre conectado.

  • Un diseñador gráfico puede trabajar offline. Pero llegado el momento, ya sea para evaluación de los clientes o como entrega final, necesita enviar su producto por el medio electrónico que sea (Email, Dropbox, Drive, servidor propio). Si es completamente necesario ver al cliente cara a cara, estamos fuera del concepto moderno de “trabajo remoto”.

  • Un fotógrafo no necesariamente es un “trabajador remoto”. Lo es en el momento en que tiene clientes con los que interactúa de forma no presencial (es la gracia). Por ejemplo, vendiendo fotografías a bancos de imágenes online. Bueno, si envía su producto impreso por carta exclusivamente, técnicamente no necesita internet. Desconozco si esta práctica primitiva existe hoy en día.

En fin, se entiende el punto. El “trabajo remoto” se sustenta en internet.

– Tener una importante determinación

Las libertades y facilidades del trabajo remoto son un arma de doble filo, ya que a veces los tiempos se hacen muy cortos o excesivamente largos, se producen frustraciones con las que hay que lidiar sólo, y muchas veces es necesario aprender y reaprender cosas por cuenta propia. Es necesario tener una determinación, motivación y constancia que no todo el mundo tiene, y no todo el mundo consigue.

Ventajas y desventajas del trabajo online

Aquel que no experimentó en carne propia el trabajo remoto, casi no puede imaginar desventajas. Sin embargo, prácticamente todos los trabajadores remotos con experiencia podrían enumerar cientos de desventajas. Irónico, triste, inesperado, pero real.

En caso de que el trabajador remoto sea independiente (aka freelancer), hereda inmediatamente las ventajas y desventajas de un trabajador independiente tradicional. Siendo las ventajas más importantes:

  • La libertad de elegir horarios y días laborales
  • La libertad de elegir en qué trabajar y en qué no

Y siendo sus desventajas más comúnes:

  • No hay un ingreso estable y seguro
  • La libertad de horarios sin disciplina puede llevar a un desastre organizativo
  • Es necesario llevar más papeleo por cuenta propia

Por otro lado, sea independiente o no, todo trabajador remoto disfruta:

  • La libertad de trabajar donde quiera, incluidas cafeteŕías o espacios públicos
  • La posibilidad de viajar sin dejar de trabajar (es decir, ser nómada :))

Y enfrenta:

  • Dificultad para conseguir y/o retener clientes (sobre todo al principio)
  • Aislamiento, depresión, desconexión (irónicamente), falta de interacción social
  • Falta de división entre vida personal y vida laboral

La mayoría de las desventajas se ven más pronunciadas cuando uno se encuentra en constante viaje.

Posibilidades y oportunidades laborales

Con un poco de ingenio y creatividad, las posibilidades son infinitas. Pero las más comunes son:

  • Programador, desarrollador – teniendo los correspondientes conocimientos técnicos
  • Blogger, periodista, escritor – teniendo los correspondientes conocimientos literarios
  • Diseñador, ilustrador, editor audiovisual – teniendo los correspondientes conocimientos artísticos
  • Investigador, consultor – teniendo los correspondientes conocimientos de lo que sea
  • Marketer, publicista, influencer – teniendo los corresponbla bla bla

Y la lista podría continuar. El truco, al fin y al cabo, no es conseguir un trabajo remoto. Es hacer remoto tu trabajo.

Es importante destacar que al trabajar de forma remota, no estás limitado a tu mercado laboral local. Tenés el poder de conseguir clientes al otro lado del mundo. Al mismo tiempo, podés enfrentar competencia de cualquier lugar del mundo también.

Trabajo remoto no significa vivir viajando

Se puede vivir viajando sin ser un trabajador remoto (desde siempre hubo gente haciéndolo). Algunos ejemplos comunes son: artistas, chefs, masajistas, instructores de algo (yoga es muy común), investigadores (normalmente patrocinados por alguna institución), escritores, etc.

Y también se puede ser un trabajador remoto sin viajar. Sin ir más lejos, yo siempre trabajé de forma remota (siempre) y pasé años encerrado en mi casa.

Conclusión

No hay atajos, no todo es rosa, es un estilo de vida y es posible. Au revoir!

Compartir
/ /

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *