Guía y tips para buscar vuelos baratos

Información y consejos prácticos

25 de agosto, 2017

Buscar vuelos baratos suele ser una actividad más común entre los nómadas y turistas en general. Hay sitios que ayudan en esta tarea, y también hay muchos mitos en internet que sólo asustan al comprador.

Lo primero que hay que entender es que un vuelo probablemente nunca será lo suficientemente barato, por eso es necesario determinar cuánto estamos dispuestos a pagar y buscar un rango de precios determinado, y no simplemente buscar “por el más barato posible” porque no existe tal cosa.

Es decir, es más factible determinar un presupuesto (realista) y comprar en cuanto encontremos algo que se acerque, que buscar y buscar sin una idea en mente, hasta encontrar algo que nos parezca barato.

Si simplemente nos dedicamos a buscar “el mejor precio”, vamos a encontrar un primer vuelo de unos 800 dólares, luego uno de 700, luego uno de 550, y luego uno de 1000 y vamos a pensar ayy, antes estaba más barato 🙁 y vamos a llorar en un rincón hasta nuevo aviso.

Simplemente no podemos predecir los precios de los vuelos más allá de saber que tal mes es temporada alta y quizás cueste más que tal otro mes. Al final, buscar vuelos es como apostar: cuando sentimos que estamos en ventaja, lo mejor es tomarlo y salir corriendo del casino antes de perder todo.

Factores que influyen en los precios

Son muchos los factores, y no siempre influyen los mismos. Por qué no podemos predecir los precios que pondrá una aerolínea? Porque la aerolínea intenta predecir lo que nosotros estamos dispuestos a pagar!

Las aerolíneas intentan maximizar ganancias. Por lo tanto, primero determinan un precio base por cada asiento en un vuelo, basándose en factores básicamente estadísticos como la demanda usual, la temporada, recargos de fin de semana, etcétera, y luego “regulan” sus precios a base de la demanda en tiempo real. Un vuelo puede satisfacer muchos tipos de compradores, todos dispuestos a pagar diferentes tarifas – y la aerolínea está interesada en los que están dispuestos a pagar más, obviamente.

A medida que los asientos de un vuelo se van vendiendo, la aerolínea puede ir incrementando los precios. Por qué? Porque no les conviene llenarse rápido, ya que pierden la oportunidad de vender tickets de urgencia a un precio mucho mayor a último momento. Sin embargo, cuando el avión está próximo a cerrar las ventas, los precios pueden disminuir notablemente. Por qué? Porque la aerolínea intentará llenar lo más posible si cree que el vuelo corre el riesgo de salir incompleto.

Por cosas como estas, simplemente no podemos saber cuánto costará un vuelo mañana, ni si será más o menos que lo que cuesta hoy (a menos que sea una promoción fija, claro está).

Buscadores de vuelos

Los buscadores de vuelos son sitios web (o aplicaciones móviles) que buscan y comparan ofertas de un vuelo a través de diferentes agencias, vendedores y aerolíneas. Normalmente intentan conseguir el mejor precio posible, aunque hay algunos que intentan toman en cuenta otros factores (como menor cantidad de escalas, menor tiempo, etc).

Se suele recomendar usar buscadores de vuelo en vez de buscar directamente en el sitio de una aerolínea, ya que es posible encontrar el mismo vuelo más barato en otra aerolínea o a través de alguna promoción de otra clase de vendedor.

Algunos buscadores de vuelos nos dejan buscar y comprar el vuelo desde el mismo sitio, mientras que otros buscan la mejor oferta y nos indican dónde o cómo adquirirla.

Algunos de los buscadores de vuelos más famosos son (ordenados según mi preferencia):

También hay que tener en cuenta otros sitios/agencias como Travelocity, Expedia, Despegar, Booking, etc… Mientrás más, siempre es mejor.

Lo recomendado es buscar en diferentes sitios, ya que cada uno suele mostrar diferentes resultados. Mientras alguien puede recomendarte “Yo compré en Expedia porque es el más barato”, eso puede aplicar sólo a su caso, en ese momento particular, para x destino.

Agregadores de ofertas

Las aerolíneas suelen ofrecer ofertas de tiempo limitado (dice la leyenda que muchas son por error) bastante baratas. El problema es que ese tiempo limitado normalmente es de unos pocos días o incluso horas. Estar atento a todas las ofertas ofrecidas por las aerolíneas es muy difícil – pero hay sitios que se encargan de hacerlo y publicar todas las ofertas posibles en un mismo lugar. Cuando nos ponemos manos a la obra para buscar nuestro vuelo ideal, el primer paso suele ser revisar estos sitios.

Secret Flying suele considerarse el mejor de estos sitios, si bien hay muchos otros que suelen centrarse en ofertas en ciertas regiones (como Norteamérica). Algunos son Fly4Free, Airfarewatchdog, Holiday Pirates, The Flight Deal.

Fechas flexibles

Mientras más flexible sea la búsqueda, más posibilidades tenemos de encontrar un buen precio. Es mejor estar dispuesto a viajar cualquier día de la semana, que sólo un lunes. Es mejor a estar dispuesto viajar cualquier día del mes, que sólo la primer semana. Y definitivamente es mejor estar dispuesto a viajar cualquier mes del año que sólo en un mes en particular. Más flexibilidad, más variación de precios.

Teniendo en cuenta que algunos de los factores más comunes a la hora de determinar los precios son la temporada alta y los fines de semana, a la hora de buscar vuelos por lo general hay que tender a evadir esas fechas (aunque de todas formas chequear no está de más).

Muchos buscadores de precio nos permiten flexibilizar la búsqueda. Por ejemplo, Google Flights nos permite no sólo buscar una fecha determinada, sino también visualizar un gráfico de precios a lo largo de un período. Otros, como HipMunk, nos deja establecer fechas con un margen de tres días.

São Paulo – Roma, 1400 dólares de diferencia en 9 días

Aeropuertos flexibles

Aplica tanto al aeropuerto de salida como al de llegada. Si estamos dispuestos a trasladarnos por tierra antes de volar, podemos ahorrar bastante plata.

Yo por ejemplo, suelo emprender un viaje largo saliendo de Salta, Argentina. Volar desde el aeropuerto local suele ser un suicidio financiero (o imposible) y casi siempre con una escala en Buenos Aires (unos 1500km al sur) incluso aunque el destino sea hacia el norte, lo que implica mínimo 4hs extra de vuelo.

En cambio, si me traslado por tierra a otro aeropuerto internacional, como VVI en Bolivia, ASU en Paraguay o GRU en Brasil, puedo encontrar más disponibilidad de vuelos, e incluso mucho más baratos.

Ejemplo rápido:

Búsqueda de un vuelo desde SLA (Salta, Argentina) a CTG (Cartagena, Colombia)

Búsqueda de un vuelo desde VVI (Santa Cruz de la Sierra, Bolivia) a CTG (Cartagena, Colombia)

Unos 340 dólares de diferencia, para las mismas fechas, en el primer intento. La última vez que fuí de Salta a Santa Cruz por tierra, me costó alrededor de 60 dólares el transporte. Eso dejaría una diferencia de 280 dólares, lo que no es para nada despreciable.

Este mismo método se puede aplicar con muchísimos aeropuertos, variando tanto la ciudad de salida como la de llegada.

Multiciudad

El modo “multicudad” o “destinos múltiples” permite comprar varios tramos en una sola operación, y muchas veces resulta más barato, tanto si sólo queremos ida y vuelta como si queremos tres, cuatro o más destinos.

A veces ayuda buscar vuelos con salida desde una ciudad y vuelta hacia otra, o incluso salir A hacia B y volver desde C hacia D.

Aquí un ejemplo ilustrativo en exactamente las mismas fechas. Esto cuesta ida y vuelta de Buenos Aires a Madrid:

Esto cuesta ida y vuelta de Foz do Iguaçu a Madrid:

Y esto cuesta ida desde Foz do Iguaçu a Madrid y vuelta de Madrid a Buenos Aires:

Si seguimos buscando las combinaciones adecuadas, podemos conseguir un vuelo más barato incluyendo el transporte terrestre entre -en este ejemplo- Foz do Iguaçu y Buenos Aires.

Mitos sobre la búsqueda de vuelos

  • Buscar en el modo incógnito del navegador: mucha gente afirma que las aerolíneas vigilan nuestras búsquedas y sube los precios de los vuelos que andamos buscando. No sólo no hay evidencia de esto, sino que si quisieran hacerlo, simplemente hay formas de detectar al usuario aún usando el modo incógnito. Por otro lado, los buscadores de vuelos actúan como intermediarios, por lo que nuestra información no llega a las aerolíneas sino hasta que accedemos a la compra. Si te hace sentir mejor, usá el modo incógnito, no perdés nada más que la molestia.
  • Buscar los martes: se dice por ahí que los martes a cierta hora es el día exacto en que todas las aerolíneas del mundo coordinadamente lanzan las mejores ofertas. Qué fácil y lindo sería, no?
  • Buscar con exactamente dos meses de anticipiación (o los que sea), ni más ni menos: como describí en la introducción, no hay una fórmula secreta segura, ni un sitio 100% efectivo, ni una posición en la que te tenés que sentar en la silla para buscar. Simplemente buscá.

Sobre los vuelos low cost

Los vuelos low cost son geniales. Nos hacen sentir que podemos volar a Marte por 2 dólares.
Sin embargo, no creamos que las aerolíneas low cost simplemente no quieren maximizar sus ganancias. Todo lo contrario, son aerolíneas. Su único objetivo es maximizar ganancias. La diferencia está en su modelo de negocios. En vez de buscar mayor beneficio en el traslado per se, buscan beneficios en los servicios ofrecidos durante el traslado. A veces, por ignorar estas cosas, un vuelo low cost puede costar lo mismo o más que un vuelo tradicional. Hay que estar atentos.

Las aerolíneas low cost suelen cobrarte extra (y mucho) por:

  • Llevar equipaje facturado
  • Excederte en el peso de tu carry on
  • Excederte en el tamaño de tu carry on
  • El agua o la comida durante el vuelo
  • Hacer el check-in en el counter en vez de hacerlo online
  • Elegir tu asiento
  • Respirar

Es necesario sumar los precios de todos los servicios que vamos a necesitar y comparar ese total con el precio ofrecido por una aerolínea tradicional. A veces simplemente no es conveniente.

Seguridad de los vuelos low cost

Mucha gente desconfía de la seguridad de las aerolíneas low cost. Claro, estamos acostumbrados a que lo barato sale caro. Está bien. Sin embargo, la industria aerocomercial es tremendamente estricta en temas de seguridad. Por algo es la forma más segura de viajar. Y las aerolíneas low cost pueden cobrar lo que quieran, pero tienen que pasar por las mismas regulaciones de seguridad que cualquier otra aerolínea. Compran sus aviones de los mismos fabricantes y cumplen los requisitos de los mismo países/aeropuertos. Que no cunda el pánico, las aerolíneas low cost son seguras.

En conclusión

A mi también me encanta la idea de poder encontrar la forma. Pero es más probable que las industrias multinacionales multimillonarias encuentren la forma de evitar que yo encuentre la forma antes.

En definitiva, hay que escudriñar por todos lados, y cuando encontremos un precio que nos parece accesible, comprarlo y seguir planeando nuestro viaje, sin pensar si hubiéramos encontrado un precio más barato un martes por la madrugada, con el navegador en incógnito, parados en un sólo pie, cantando No voy en tren.

Compartir
/ /

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *