Moscú para nómadas

Una de mis ciudades favoritas en el mundo

21 de noviembre, 2017
Costo 🤑Diversión 🎉Trabajo 💻Relax 😌Turismo 📷
4/53/54/54/55/5

Moscú es la ciudad más subestimada que visité. La que más me sorprendió. La más diferente a lo que esperaba. Una de las más lindas (si no la más) que conocí.

Llegué al aeropuerto Sheremetyevo, que justo al lado tiene las instalaciones del Aeroexpress, un tren directo al casi-centro de Moscú. Todo perfectamente señalizado y el personal en todos lados muy amigable. El ticket costó unos 7 dólares. También dispone de app móvil para comprar y almacenar e-tickets fácilmente. Los trenes (como casi todo en Moscú) son impecables.

Una vez en la estación Belorussky -y ya obnubilado por la belleza estructural de la ciudad-, fui directo al metro y conocí las tan famosas (con justa razón) estaciones del Palacio subterráneo: las estaciones de metro de Moscú son auténticas bellezas arquitectónicas, algunas hasta lujosas, dignas de un Zar.

Llegando a la Plaza Roja Llegando a la Plaza Roja

Ayudó saber leer el alfabeto cirílico porque los nombres y direcciones una vez adentro están escritos en ruso sin subtítulos 😀 y puede ser un poco confuso sobre todo si hay que hacer conexión. La red es tan extensa e impactante que puede considerarse una atracción turística, y tan bien distribuida que se puede recorrer entera sin salir ni una sola vez.

Finalmente llegué a la estación destino y, tras caminar un buen rato, a mi alojamiento hacia el norte de la ciudad. En esta ocasión, usé nuevamente airbnb, que en la zona son bastante accesibles, aunque estaba un poco alejado del centro.

El tráfico me resultó bastante organizado. Realmente esperaba un poco más de caos. Y las calles tan limpias como los interiores -lo que dice mucho de la disciplina rusa.

Parque junto al Kremlin Parque junto al Kremlin

En la zona céntrica sobran los cafés y restaurantes, y por supuesto los edificios monumentales y catedrales impresionantes. Cada edifico se ve gigantesco y atractivo, al igual que los numerosos parques y plazas. Una ciudad digna de caminar por todos lados.

Hacía frío, como era de esperarse para la época (Noviembre), pero todo está calefaccionado (a veces demasiado!). No tuve problemas en encontrar cajeros automáticos, pero sí para cambiar moneda extranjera. Un tip útil es que algunos comercios (en mi caso, tiendas de souvenirs) aceptan dólares y hasta los cambian, cosa que es técnicamente ilegal pero bastante útil, sinceramente. El cambio no fue disparatado e incluso negociable.

El precio de la comida es bastante accesible y más todavía en el supermercado. La comida es excelente!
La gran mayoría de los comercios, o todos, tenían wifi más o menos decente. El airbnb tenía 200mbps que me sobró para trabajar.

Catedral de San Basilio en la Plaza Roja Catedral de San Basilio

Definitivamente una ciudad deslumbrante y poco explorada por los turistas en general, y menos aún por los nómadas. Volvería, y volvería muchas veces!

Tips y recomendaciones

  • Existe una tarjeta universal de transporte público que sirve para metro, bus, tranvía y troley. Para una estadía prolongada (y sobre todo, alejada), es conveniente.
  • No importa en qué rincón te hayas perdido, vas a una estación de metro y llegás a absolutamente cualquier lugar.
  • Para los días fríos, es mejor una sola prenda muy abrigada que vestirse en capas. Esto porque al entrar a cualquier interior, la temperatura sube de 0°C a 30°C sin problemas, y quitarse mucha ropa no es una opción cómoda.
Compartir
/

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *